fbpx
  /    /  febrero

Una paciente me dijo una vez: "Alba, el mindfulness me ha salvado de un divorcio". Así de fuerte, pero así de real. Todos queremos tener relaciones maravillosas, y eso está genial. El problema surge cuando comprobamos que no es fácil gestionarlas en el día a día. A veces las cosas no funcionan como quieres por mucho que te esfuerces, sientes que se te va de las manos y llega un punto en que no sabes qué hacer. Déjame proponerte una cosa: prueba el mindfulness también en tu relación de pareja. "¿Estás de broma? ¿Tengo problemas con mi pareja y me dices que haga mindfulness?". ¿Y por

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies