fbpx
  /    /  noviembre

  Muchas de las personas a las que he tratado por ansiedad me cuentan que viven en un interminable efecto yoyó. También puedes llamarlo péndulo o montaña rusa. La cuestión es que después de una temporada tranquila viene otra problemática. Si hoy la ansiedad está controlada, mañana se va de madre. Los truquillos que un día funcionan, al día siguiente dejan de hacer efecto. Y no se sabe muy bien por qué. Total, que cuando parece que estás controlando los síntomas, otra vez vuelven y te descolocan. ¿Te suena de algo todo esto? ¿Tú también conoces el efecto yoyó?     Seguramente estarás ya un poco cansado de vivir

  Hay personas que parece que siempre están estresadas, tensas y angustiadas por el futuro. ¡Y lo pasan fatal! Quieren controlar todas las variables que puedan aparecer en su vida y eso las hace estar sobrerrevolucionadas. Te pongo un ejemplo: ¿te das cuenta de esas mamás que andan todo el día corriendo de un lado para otro, tratando de mantener todo atado y bien atado? Seguro que conoces algún caso, y seguro que sabes que al final se estresan mucho y acaban con una buena dosis de frustración.     Normal, porque andar así por la vida no lleva a nada bueno ni provechoso. Y te puse ese ejemplo,