fbpx
  /    /  diciembre

  ¿Tú también juraste alguna vez ante el espejo que nunca más abandonarías el gimnasio? Ya sé que es el ejemplo más típico cuando se habla de tener (o no tener) fuerza de voluntad, pero ¡es que es tan realista! También tenemos el ejemplo de la dieta. O el de dejar de fumar. Y también el de descansar del móvil los fines de semana. O cualquiera de esos pequeños (o grandes) objetivos para los que necesitamos esa fuerza de voluntad que a veces parece que se esconde de nosotros. Porque no siempre las cosas nos salen como pensábamos. Empezamos muy fuerte, pero por el camino nos vamos desinflando