fbpx
  /  Meditación Mindfulness   /  [Guía autoaceptación] Qué es y por qué necesitas quererte (mucho) a ti mismo
guia_autoaceptación

[Guía autoaceptación] Qué es y por qué necesitas quererte (mucho) a ti mismo

 

No serás una persona de esas que se sienten obligadas a hacerlo todo bien, ¿verdad?

Dime que no, porque conozco a gente muy valiosa que, en cuanto meten la pata (o a ellas se lo parece) enseguida se sienten una mierdecilla…

Se machacan a base de autoexigencia, se juzgan con mucha dureza y su valoración personal sube y baja más que la bolsa.

 

 

Deja que te diga una cosa: nadie es perfecto. Así que partiendo de esa premisa ya te puedes relajar.

Respira.

Y una vez descartado ese asunto de la perfección lo siguiente es que aprendas a autoaceptarte.

Porque lo más importante en la vida es que te lleves bien contigo mismo. Al fin y al cabo, es con quien más horas pasas al día, ¿verdad? 😉

Por eso voy a ayudarte (toma nota): este post da inicio a una colección de contenidos sobre la aceptación con los que quiero abordar este concepto desde diversos puntos de vista.

Cada semana añadiré un post sobre aceptación, para que puedas tener una panorámica muy amplia y, sobre todo, llena de pistas útiles para poner en práctica en tu vida.

Recuerda que para estar al tanto de todas las novedades que publico puedes suscribirte a mis canales:  los «eternos aprendices» de Spotify, también en Ivoox o mi canal de YouTube. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, vamos con esta Guía de autoaceptación 🙂

 

✅ Qué es la autoaceptación y por qué es importante

 

Pues no. Nadie es perfecto. Hasta esa persona que es nuestro modelo a seguir, con las cualidades más elevadas y maravillosas que nos podamos imaginar, es imperfecta.

Normal, ¿no? Todos tenemos nuestras cosillas. Aparte que la idea de perfección es cambiante. Cuando consigues algo y crees que te acercas, resulta que la perfección se ha movido de sitio y vuelve a estar a la misma distancia.

Entonces ¿por qué pasarte la vida persiguiendo lo que nunca vas a tener?

Es mejor autoaceptarte. Tal como eres.

  • Sin juicios
  • Sin valoraciones
  • Sin compararte con nadie

Autoaceptarte «a pelo» y sin condiciones significa que te vas a querer a ti mismo.

Te vas a respetar.

Te vas a tratar con cariño y sin poner condiciones, con lo que te gusta y no te gusta de ti.

¿Cómo tratarías a tu mejor amigo? Apuesto que hay cosas que le perdonas porque… pues porque es tu mejor amigo. ¿Hacen falta más motivos?

Eso no quiere decir que no trates de mejorar aquello que creas que puede ser mejorable. Pero piensa en esto: si no lo planteas como una competición contra ti mismo o contra los demás ¿verdad que parece que vas más ligero de cargas?

La autoaceptación es fundamental para una relación saludable contigo mismo y para tu bienestar personal.

Más cosas…

 

✅ ¿Cómo es tu nivel de autoaceptación? 2 cosas que tienes que vigilar

Quiero hablarte de dos conceptos que a veces se malinterpretan y pueden resultar confusos: la autocrítica y la autoestima.

Pueden incluso presentarse como actitudes positivas, necesarias para mejorar y crecer, pero la verdad es que también pueden generar un alto nivel de estrés y ansiedad.

Y sobre todo: pueden minar tu autoaceptación.

¿Les echamos un vistazo?

 

👉 El peligro de la autocrítica

¿Tú también tienes en tu cabeza esa (puñetera) vocecita interior que te dice todo el tiempo todo lo que haces mal?

A lo mejor hasta piensas que es bueno para ti. Crees que tener un nivel alto de exigencia te hará mejor como persona y por eso eres tan autocrítico con todo lo que haces.

Te pasas todo el día juzgándote:

  • Cuestionas tus decisiones: siempre podían haber sido mejores.
  • Criticas tu físico y te esfuerzas para cambiar tu cuerpo.
  • Le sacas punta a lo que dices y cómo lo dices.
  • Crees que podías haber sido más simpático, más ocurrente, más brillante, más loquesea.
  • No hay nadie más duro que tú a la hora de valorar tu trabajo.

¿No ves que ese ritmo te agota? Algunas veces tú mismo eres tu peor enemigo.

En algunos foros se promociona esa idea de que hay que tratar de dar siempre el 200%, y para lograrlo es imprescindible mantener ese nivel salvaje de autocrítica. 

«Es crítica constructiva», te dirán. «Es necesaria si quieres mejorar».

Ja.

La verdad es que las personas muy autocríticas suelen tener problemas de autoaceptación y por eso se juzgan, se comparan y nunca están conformes consigo mismas.

Y tú ¿te consideras muy autocrítico? Echa un vistazo a ver qué encuentras…

(Te recomiendo que leas este post, en el que te hablo de la «mente mono» o esa voz que está constantemente parloteando dentro de tu cabeza opinando sobre todas las cosas y juzgando lo que haces).

 

👉 Autoestima y autoaceptación: cuidado no son lo mismo

Son dos conceptos que parece que se arriman el uno al otro y, por tanto, muy fáciles de confundir. Y no tienen nada que ver.

Es más, aunque muchas veces las personas piensan que tener una alta autoestima es algo positivo, la verdad es que puede ser una trampa que aumente mucho nuestro nivel de estrés.

Y te explico por qué.

Mientras que la autoaceptación se sitúa en el plano de la relación de uno consigo mismo, la autoestima tiene que ver con lo que proyectamos fuera de nosotros y la valoración que le dan los demás. Y eso puede ser un poco peligrosillo.

Muchas personas se exigen mucho. Todos los días, a todas horas, en todos los terrenos de la vida.

Parece que siempre que hay que estar en la parte alta del podio, tener éxito en todo, ser un crack en la faceta profesional, familiar, de pareja…

Y como todos estamos tratando de ser mejores, al final nos metemos en una competición. La valoración que hacemos de nosotros mismos depende del resultado de esa carrera. Eso es la autoestima.

Cuanto mejor nos salgan las cosas (comparado con cómo les salen a los demás) nuestra autoestima sube. Y como todo lo que sube, baja, si algo no sale como esperábamos la autoestima se desploma.

Suena un poquito «montaña rusa», ¿verdad?

Es que lo es. Una montaña rusa total.

¿Pero qué ocurre? ¿Cuál es la factura? Lo que te va a pasar es esto:

  • Empiezas a tener la sensación de que por mucho que te esfuerces, no llegas nunca. Siempre hay alguien mejor que tú.
  • Tus referencias están en los demás y por eso te comparas constantemente con ellos.
  • Vives en un examen permanente. Todo es un reto que hay que superar. Y encima, con una sonrisa y pensando en positivo, porque se supone que es así como debe ser.

La suma de esos factores acaba provocándote una ansiedad tremebunda que no te hace ningún bien. ¿Por qué no te das una tregua?

Elevar la autoestima se presenta muchas veces como un reto, pero en realidad es una carrera que no tiene fin. Mi propuesta es que dejes de perseguirla y, a cambio, te centres en aprender a darte un poco de cariño.

Es fácil. Hablo de que te trates bien, con amabilidad. Que seas comprensivo con lo que te gusta y lo que no te gusta de ti. Que te perdones por no ser el summum de la perfección.

Que te aceptes.

¿Te das cuenta de cómo cambia el lenguaje? Claro, porque estamos hablando de autoaceptación.

 

✅ Cómo mejorar tu autoaceptación

Bueno, pues vamos a ponernos a la faena. ¿Qué puedes hacer para trabajar la autoaceptación? Porque eso, al fin y al cabo, es lo que nos interesa.

Veamos.

 

👉 Conócete para poder aceptarte

Es una máxima archiconocida, eso de «conócete a ti mismo». No está claro quién la dijo, se le atribuye a distintos sabios griegos, pero lo que está claro es que si ha perdurado en el tiempo por algo será.

Saber quién eres, tener un conocimiento profundo sobre ti mismo te lleva a alcanzar tus verdades internas y tus motivaciones.

Conociéndote mejor a ti mismo…

  • fortaleces tu identidad
  • refuerzas tus valores
  • no pierdes el norte por influencia de los demás: sus opiniones, valoraciones o juicios
  • afianzas tu autoaceptación

La meditación, practicada de forma regular, puede llevarte muy lejos en este camino.

De entrada, me gustaría compartir contigo un ejercicio para que practiques cómo lograr objetivos en tu vida.

Pincha en el vídeo a continuacion y accede a la meditación guiada para que consigas lo que te has propuesto (por ejemplo, puede ser mejorar tu autoaceptación).

 

 

Además puedes hacer la meditación para soltar pensamientos y poder «verte» a ti mismo, porque verte es el primer paso para autoaceptarte.

La tienes en el Mindful Club, mi comunidad mindful. Solo tienes que suscribirte para acceder (¡sí, es gratis!) y encontrarás muchos contenidos interesantes a tu disposición.

Y, por si acaso, te doy algunas pistas más para trabajar con el autoconocimiento:

  • Busca rodearte de personas que te apoyen. Pueden ser amigos, tu pareja o un teapeuta si lo necesitas. Alguien que te ayude a ver tus «ángulos muertos» para conocerte mejor.
  • Escucha tus sensaciones y sé consciente de ellas. Porque vamos tan rápido por la vida que ni siquiera nos paramos a identificar qué sentimos en una situación. Practica el arte de pararte a escuchar.
  • Encuetra tus motivaciones personales. A veces lo que verdaderamente te mueve no está en primer plano, sino mimetizado entre las mil cosas de la vida. Medita para encontrar tu norte personal.

Como siempre digo, simplemente empieza. Ponte en marcha y los resultados irán llegando.

 

👉 El mindfulness puede mejorar tu autoaceptación con estos 4 pasos

Sobre el mindfulness solo te voy a decir cosas buenas. Hace años que lo practico personalmente y lo utilizo en mis consultas como terapeuta, así que conozco de primera mano lo útil que es para muchas cosas.

Y si hablamos de mejorar la autoaceptación, también puedes utilizarlo. Estas pautas que te pongo a continuación son básicas para empezar a generar una actitud mindful en tu vida:

Exprésate

Acostúmbrate a poner en palabas lo que piensas y lo que sientes, porque de esa manera te ayudarás a ti mismo a aclarar la mente. ¿No as oído eso de «pensar en alto»? Si no tienes muy claro por dónde tirar en tu vida, por ejemplo, empieza a expresar tus necesidades. Es un ejercício fantástico.

No te juzgues

Trata de verte de forma neutra, imparcial, sin emitir un juicio de valor. Las personas que se están juzgando a sí mismas todo el tiempo se someten a una presión muy intensa, que acaba pasando factura en forma de estrés o ansiedad. Creo que te vendrá bien este contenido sobre los tipos de pensamiento y cómo afectan a tu autoestima.

Céntrate en el momento presente

Porque es lo que tienes. El pasado ya no existe, el futuro todavía no es real. A pesar de eso, muchas veces revivimos sensaciones o nos proyectamos hacia delante, dejando de poner el foco en lo único real: el aquí y el ahora. En este post tienes más información útil sobre lo que llamamos «atención plena».

Deja fluir tus emociones

No las retengas, no te agarres a ellas. Tampoco te resistas o trates de pelear. Imagina que eres un fantasma y pasan a través de ti, así alivias la tensión y gestionas todo mejor. Pincha aquí para saber más de cómo vivir en modo flow (y así sabrás cómo aprendí yo a fluir, el día que me quedé sin el viaje de mi vida, con las maletas hechas y un pie en el avión).

 

Poniendo en práctica estas 4 indicaciones ya empezarás a sentirte mejor. Y quiero que te grabes bien una cosa: sentirse bien es lo normal, lo natural en el ser humano.

Por tanto, recuperar esas buenas sensaciones contigo mismo es un proceso que conecta con tu manera natural de ser y de estar en el mundo.

Lo no natural es sentirse mal. Que a veces parece que hasta lo olvidamos.

 

✅ ¿Por qué no te autoaceptas? Quizás sea por esta razón…

Lo primero que me gustaría decirte es que todos los ingredientes que tienes en tu vida están ahí por algo. Quiero decir que cumplen una función (otra cosa es que te guste o no, te beneficie o no, sea positivo o no).

Pero no hay elementos «ociosos» y cruzados de brazos.

La cuestión en este caso sería saber qué función cumple la no-autoaceptación.

Pues a lo mejor te sorprendes, pero te lo voy a decir: la no-autoaceptación es un mecanismo de defensa.

Y funciona así:

  • Si no te autoaceptas, dejas de hacer ciertas cosas que te hacen sentir vulnerable.
  • Elevas tu nivel de autocrítica y así no te ves en la tesitura de tener que aceptar emociones que no te apetecen. Evitas hacerles frente.
  • Te mantienes en un estado de autoboicot. Así te puedes seguir sintiendo víctima en vez de tomar las riendas y hacerte responsable de tus emociones.

¿Y qué ocurre? Pues ocurre que no te mueves, no actúas, te quedas donde estás. Tu cerebro lo agradece, porque le ahorras el esfuerzo de adaptarse a una situación que no le agrada.

Y si encima los demás te lo refuerzan en forma de atenciones, palmadas de ánimo y mensajes positivos (¡tú puedes!), pues ya tienes en bandeja un bucle de no-autoaceptación, del que obtienes unos cuantos beneficios (entiéndelo como ironía) conscientes o inconscientes.

 

👉 Trabaja tu autoaceptación y sal del bucle

El trabajo personal con mindfunless y meditación puede ayudarte muchísimo. Es un entrenamiento para dejar de rumiar pensamientos dañinos y aprender soltarlos para estar mejor contigo mismo (en este post te explico por qué a veces eres como una vaca que no para de rumiar).

Para avanzar, tienes que centrarte en hacer crecer…

  • tu aceptación emocional
  • la autocompasión (permítete sentirte vulnerable)
  • el autoconocimiento

… es decir, fortalece estas facetas y no te enfoques hacia tu falta de autoaceptación.

Con entrenamiento (y un poquito de ayuda, si te hiciera falta) verás como enseguida empiezas a quererte como mereces 😉

 

✅ ¿Qué te ha parecido esta Guía de autoaceptación?

La autoaceptación es fundamental para el bienestar personal, porque de ahí derivan muchas otras cosas que iremos viendo semana a semana.

Porque como te dije al principio, este post es el primero de una serie que estoy preparando, en la que quiero hablarte sobre la aceptación y sus diferentes facetas.

Permanece atento, porque la próxima semana voy a contarte cosas muy interesantes sobre la aceptación emocional.

¿Sabes que empiezas a fluir mucho mejor con la vida en el momento en que dejas de rechazar tus emociones? ¿Quieres saber cómo trabajar la aceptación emocional?

Pues sígueme, y empieza a practicar.

Si te has quedado con alguna duda o te apetece sugerirme algún tema, ¡cuéntamelo!

Y si no, ¡nos vemos la próxima semana! 🙂

Post a Comment