fbpx
  /  Meditación Mindfulness   /  Cómo dejar la mente en blanco y otros 4 mitos de la meditación que pensabas eran verdad
5 mitos de la meditación

Cómo dejar la mente en blanco y otros 4 mitos de la meditación que pensabas eran verdad

Existen varios mitos de la meditación que muchos de nosotros hemos tomado como válidos pero que en realidad no lo son. Es normal, la meditación lleva muy poco en Occidente y todavía mezclamos ideas y conceptos. Es importante conocer estos mitos de la meditación porque para tener resultados con nuestra práctica la base tiene que estar clara.
La práctica es el 80% pero se apoya sobre un 20% de teoría que es fundamental para que lo que hagamos tenga sentido.
Por eso, hoy te traigo aquí estos 5 mitos de la meditación para que tengas esa base teórica estable tan esencial para mejorar en la práctica como la práctica en sí. ¡Allá vamos!

Mito nº1: meditar es dejar la mente en blanco

mitos de la meditación
Meditar no es dejar la mente en blanco. Esta es una de las mayores mentirijillas que nos han dicho sobre lo que es y no es meditar. Pero no me creas, compruébalo tu mismo/a a ver si eres capaz de dejar la mente en blanco. Siéntate en postura de meditación, deja de leer este artículo e intenta dejar la mente en blanco. Haz un esfuerzo consciente para dejar de tener pensamientos, emociones y sensaciones. ¿Ya? ¿Qué ha ocurrido? ¿Te das cuenta de que no es posible hacer esto? Lo que vendrá a la mente cuando hayas conseguido “dejar la mente en blanco” será:
WOW, he dejado la mente en blanco. Vaya, ya no!
Meditar no es dejar la mente en blanco, no se puede, no es viable.  Tener pensamientos y emociones es normal.
  • La oreja oye sonidos
  • Los ojos ven
  • Y la mente tiene pensamientos
¡Es lo normal! Es su naturaleza, tener pensamientos, o incluso más que tener pensamientos HACER PENSAMIENTOS. Es lo que hace la mente: HACER PENSAMIENTOS
Así que la próxima vez que te fustigues por un pensamiento que no quieras tener recuerda eso: es su naturaleza, la clave es manejarlos, no dejar de tenerlos.
Me imagino que este mito viene de que hay prácticas avanzadas en el budismo que sí hacen algo parecido a dejar la mente en blanco, y de hecho no es exactamente así. Pero para nosotros, simples laicos en busca de desarrollo personal, no nos importa.

Mito nº2: meditar es relajarse

Meditar no es necesariamente relajación. Es verdad que a partir de un tiempo meditando uno se encuentra más relajado y fluye más con la vida, todo le es más fácil. De hecho, ya somos mindful. Sin embargo, el hecho mismo de meditar no tiene por qué serlo. A veces pensamos que nos ponemos a meditar y lo primero que hemos de sentir es relajación, paz interna, bienestar automático Y no. No es tan así Podemos estar meditando y sentirnos confusos, agitados, iracundos o cualquier otra emoción impertinente que le apetezca salir. Como he dicho antes, la mente puede crear cualquier tipo de pensamiento y no vamos a tener pensamientos más elevados por estar meditando. Por lo tanto, no es condición sin equanum meditar y relajarse. Eso, llegará después.  

Mito nº3: Meditar es evadirse

Nah, yo me voy al monte a meditar, a pasar de todo, no me gusta la civilización
En realidad no hay sinonimia entre meditar y evadirse. No es compatible. Uno cuando medita no se evade de nada, de hecho, todo lo contrario. Cuando meditamos estamos más en contacto que nunca con la «radio interna» y ya sabemos que hay determinados canales que suenan, y suenan aunque no queramos. Meditar es ese momento donde estamos cara a cara con todo tipo de pensamientos. Uno, a medida que medita puede manejar mejor el conflicto (no evadir el conflicto) Si hay conflicto en tu mente y no lo has solucionado, ten por seguro que ese problema te vendrá una y otra y otra vez. La mente es recurrente para esas cosas. El objetivo de la meditación no es dejar en stand by los problemas y no hacerse cargo de las responsabilidades de cada uno. Solo nos ayuda a manejar mejor las cosas, no a levantar la alfombra y echar ahí lo que no quieres ver.

Mito nº4: Meditar es reflexionar o consultar con la almohada

Ve a casa, medita en lo que ha pasado y mañana le pondremos solución al problema.
Otra vez el lenguaje como una daga para decirnos cosas que no son. Meditar no es igual a reflexionar. De hecho, es todo lo contrario.
Si reflexionar es considerar detenidamente algo meditar es observar cómo consideramos detenidamente algo.
Meditar no es masticar los pensamientos una y otra vez intentando encontrar la respuesta. Es lo opuesto:
es ver y dejar esos pensamientos sin hacerles caso. Es observarlos como quien observa un río en la orilla.

Mito nº5: meditar es algún rollo raro de filosofía o espiritualidad

  No necesariamente. Es verdad que tradiciones consideradas religión como el budismo (no es una religión, ya hablaremos algún día de esto) han meditado y por consiguiente se relaciona meditar con algo espiritual. Puede ser, pero no necesariamente es así. Meditar es una técnica, una metodología, una tecnología para darnos cuenta de que no somos nuestros pensamientos ni emociones que pasan por nuestra mente.  

Mito nº6 : meditar es observar con cara de santo un atardecer

Definitivamente puedes meditar haciendo esto, pero mirar un atardecer con cara de Pío VI no lo es.

¿Qué es meditar entonces?

Es necesario superar estos mitos para saber qué estamos haciendo cuando hablamos de meditar. De esta manera evitaremos que cada uno de nosotros se cree su propio sistema filosófico interno o que se genere una confusión innecesaria. En este post te explicábamos qué es meditar, pero vamos a resumirlo un poquito más.
Meditar es un ejercicio donde uno va entrenando el observar pensamientos, sentimientos y sonidos para no fusionarse con ellos y al final evitar que nos perjudiquen.
Es la tercera vez que lo he puesto en el artículo pero es necesario ponerlo, es importante tenerlo en mente. Si es dejar estos pensamientos y emociones a un lado, el objetivo de meditar entonces no es tener pensamientos profundos ni emociones intensas. Una pena, la verdad. He escrito un post en el que te cuento de una forma que no olvidarás como funciona nuestro sistema de enredarnos en los pensamientos y también sobre por qué es de verdad tan importante que entrenemos nuestra mente para dejar de rumiar. 

Consigue meditar como un auténtico yogui del Himalaya

Estos son algunos de los mitos de la meditación. Es decir, ya sabes la teoría y ahora toca la práctica.  Te he preparado un breve curso de mindfulness de 14 días con pequeñas píldoras y retos para que vayas entrenando una vida más plena y una buena relación con tu mente, además de los 3 ejercicios más potentes para dejar de engancharte en los pensamientos. Puedes descargarlo gratis haciendo click aquí o en la imagen.   Ponme en los comentarios si tú sabes algún mito más, o si aún piensas que estos mitos de la meditación son verdad, y por supuesto que me cuentes qué tal te va tu práctica con los regalos que te he pasado ahí arriba.  😉

Me gusta el juego de amor entre el juego y el rosa.

miguelvs108@gmail.com

Comments: 2

  • reply

    gisela

    septiembre 16, 2018

    Me pasaré por tu blog, hace dos meses me he iniciado en el mundo de la meditación y todo lo que sea aprender se agradece, suerte

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies