fbpx
  /  Meditación Mindfulness

  ¿Tú también juraste alguna vez ante el espejo que nunca más abandonarías el gimnasio? Ya sé que es el ejemplo más típico cuando se habla de tener (o no tener) fuerza de voluntad, pero ¡es que es tan realista! También tenemos el ejemplo de la dieta. O el de dejar de fumar. Y también el de descansar del móvil los fines de semana. O cualquiera de esos pequeños (o grandes) objetivos para los que necesitamos esa fuerza de voluntad que a veces parece que se esconde de nosotros. Porque no siempre las cosas nos salen como pensábamos. Empezamos muy fuerte, pero por el camino nos vamos desinflando

  Muchas de las personas a las que he tratado por ansiedad me cuentan que viven en un interminable efecto yoyó. También puedes llamarlo péndulo o montaña rusa. La cuestión es que después de una temporada tranquila viene otra problemática. Si hoy la ansiedad está controlada, mañana se va de madre. Los truquillos que un día funcionan, al día siguiente dejan de hacer efecto. Y no se sabe muy bien por qué. Total, que cuando parece que estás controlando los síntomas, otra vez vuelven y te descolocan. ¿Te suena de algo todo esto? ¿Tú también conoces el efecto yoyó?     Seguramente estarás ya un poco cansado de vivir

  Hay personas que parece que siempre están estresadas, tensas y angustiadas por el futuro. ¡Y lo pasan fatal! Quieren controlar todas las variables que puedan aparecer en su vida y eso las hace estar sobrerrevolucionadas. Te pongo un ejemplo: ¿te das cuenta de esas mamás que andan todo el día corriendo de un lado para otro, tratando de mantener todo atado y bien atado? Seguro que conoces algún caso, y seguro que sabes que al final se estresan mucho y acaban con una buena dosis de frustración.     Normal, porque andar así por la vida no lleva a nada bueno ni provechoso. Y te puse ese ejemplo,

  Últimamente oímos hablar mucho de la ansiedad. Parece que día sí, día también; alguien nos comenta que tiene ansiedad porque está nervioso o estresado. Y a ti, tu pareja o tus amigos te dicen: “Oye, se te ve muy nervioso. Necesitas un descanso”. ¿Y qué pasa? Que tú mismo empiezas a pensar que a ver si va a ser cierto que tienes ansiedad. Y cuanto más lo piensas, más ansioso te sientes. Y cuanto más ansioso te sientes… ¡STOP! ¿Lo ves? Por eso quiero que hablemos de este tema, porque no todo lo que llamamos ansiedad lo es realmente. Y al revés, hay síntomas algo más escurridizos que no

No te imaginas la cantidad de veces que llegan a mi consulta personas que están cansadas. Pero MUY cansadas. Viven agotadas porque se plantean todos los días como una guerra. Se pelean contra: Sensaciones que rechazan. Sucesos que les hacen daño. Personas que no les gustan. Incluso pelean contra sí mismas porque nada de lo que hacen les parece bien o las satisface. Y claro, no hay vitaminas en el mundo para soportar esa lucha permanente contra todo y contra todos. Cuando les hablo de que lo más sencillo es aceptar lo que les ocurre, se quedan un poquito a cuadros.     Y cuando empezamos a trabajar

  ¿Mejor en otro canal? También puedes escuchar este episodio en Ivoox o ver el vídeo en YouTube. --- ¿Cómo crees que vive un árbol con las raíces al aire? ¿O un pez sobre un campo de hierba? ¿O una planta en una habitación oscura? A veces somos eso: una bonita planta que se marchita en un lugar sin luz y sin calor. Eso sucede porque nos separamos de nuestras fuentes de alimentación interior, así que poco a poco vamos perdiendo frescura, o lo que es lo mismo: la conexión con la vida que nos renueva por dentro.     Esto no lo digo yo, sino el novelista

¿Mejor en otro canal? También puedes escuchar este episodio en Ivoox o ver el vídeo en YouTube. --- Si hay un acontecimiento en la vida que puede hacernos sentir a la deriva, vulnerables y perdidos, es el fallecimiento de una persona cercana y querida. Es algo que en un momento u otro sucede, inevitablemente. Y nos veremos inmersos en un proceso de duelo hasta aceptar que esa persona a la que amamos, ya no está. ¿Cómo es este proceso de duelo? ¿Cuánto tiempo dura? ¿Hemos de vivirlo todos? En este post te hablaré de las 5 fases del duelo, para ayudarte a comprenderlo y que

  ¿Hay algo en la vida más seguro que la muerte? No se me ocurre. Todo puede tener distintos finales, sin embargo, la vida solo tiene uno. Es lo único que nadie puede discutir: cuando una persona nace en algún momento se va a morir. Antes o después. De una manera u otra. Pues a pesar de que es una de las pocas certezas que tenemos, la verdad es que no solemos pensar en ello. Por distintos motivos: Nos asusta. Nos duele. Nos incomoda. Nos llena de incertidumbre. Y mil cosas más. Cada uno puede tener sus razones. Por eso creo que prepararnos para aceptar la